Un empate tradicional

Nuestro equipo ha conquistado en Orense un punto que es casi ya una tradicción. Esta vez a unos, que dicen los gallegos. En la primera mitad, Sara cazó un balón suelto en el área de Estela y lo metió a la jaula. Luego el peso del ataque lo llevó nuestro equipo, pero costó encontrar el gol porque en la portería orensana estaba Vanesa, tercera portera del mundo, según Futsalplanet. Al final se hizo un poco de justicia y llegó el empate a falta de tres minutos. En este año de records, hitos y hechos para el recuerdo, los árbitros de este partido se encargaron de dejarnos otro y no pequeño. Los señores colegiados se encargaron de expulsar por primera vez en su carrera deportiva a Andrés Sanz. Eso sí, la razón fue de mucho peso.  Andrés le advirtió al colegiado que le expulsó que Marta Pelegrín estaba sangrando en su brazo y que tenía que abandonar la cancha y el árbitro no dudó en enviarle a la caseta. ¡De este nivel fue el arbitraje del partido!. En la grada una espectadora de excepción: Arí que vibró con el juego de sus compañeras, que le dedicaron su esfuerzo. ¡Que raro es no verla en la pista!